La terapia se basa en forjar vínculos de confianza entre paciente y terapeuta. Cada uno de nosotros pondremos de nuestra parte para iniciar el camino de la recuperación.

 

Durante la entrevista inicial, realizamos una primera toma de contacto. Recogeré la información necesaria para comprender tu demanda, y la mejor forma de poder ayudarte. La entrevista inicial en ocasiones incluye el pase de test psicológicos para completar la información. 

 

Tras la recogida de información, realizo una sesión de devolución, donde te daré información sobre el problema y juntos acordaremos un plan de trabajo, se establecen un número de sesiones aproximadas y la frecuencia de las consultas. 

 

El resto de sesiones corresponde a la intervención en sí. Mediante técnicas psicológicas contrastadas y adecuadas al problema y la persona, te acompaño en tu proceso de cambio y mejora de tu estado actual. 

 

Finalmente, el proceso se cierra con las sesiones de seguimiento. Cada vez más espaciadas en el tiempo, y cuyo objetivo es reforzar los resultados obtenidos e ir cerrando el proceso terapéutico.